La alimentación de tu bebé

Las Nociones de una Nutrición Adecuada deben comenzar en los primeros años de vida.

Una alimentación saludable es básica en el cuidado de los niños y es una de las herramientas imprescindibles para permitirle un crecimiento y desarrollo normal.

Es en este momento entonces donde se deben ir formando los buenos hábitos alimentarios.

Alimentación previa al nacimiento

leche de maternaLa alimentación de un niño comienza cuando está en el vientre de su mamá, es por eso que aquí es donde es importante adquirir los buenos hábitos de alimentación.

Al nacer se suspende el aporte constante de nutrientes que el feto recibía a través de la sangre del cordón umbilical. El bebé recién nacido aprende entonces a procurarse su alimento mediante la succión y la deglución en forma periódica, para satisfacer sus necesidades.

Una de las primeras decisiones de la madre es, sin duda, el modo en que va a alimentar a su hijo.

Alimentación al seno materno (lactancia natural)

La leche materna es el alimento ideal para tu bebé durante los primeros 6 meses de vida, ya que posee la combinación perfecta de nutrientes y por lo tanto cubre todas sus necesidades nutricionales. Además, le provee defensas naturales para el bebé recién nacido, con lo cual reduce el riesgo de presentar reacciones alérgicas o de contraer infecciones bacterianas.

El calostro es una secreción mamaria post-parto, que dura alrededor de 2 o 3 días; su volumen es escaso, pero muy nutritivo, es especialmente rico en proteínas y anticuerpos, éstos son los que le transfieren inmunidad y protegen al bebé de posibles infecciones; es por eso que si planeabas darle el pecho a tu bebé, debes ponerlo a mamar lo más pronto posible luego del parto.

Cada mamada debe incluir succión de ambos lados para estimular la producción de leche. Por lo general se recomienda alternar el lado con que se inicia la alimentación e igualar el tiempo para cada seno durante el día. Para el tercer día postparto una mamada puede durar cerca de 10 minutos o más de un lado.

¿Cuáles son las alternativas si no es posible la lactancia materna?
Cuando existe una dificultad real de suministrar al lactante leche materna, el alimento sustituto deberá ser de la mejor calidad posible y adaptado a las necesidades funcionales del bebé. Se pueden administrar en reemplazo las fórmulas lácteas infantiles industriales producidas por fabricas de idoneidad reconocida.

Ante esta situación debes consultar con el pediatra, quien te va a asesorar, y te recomendará cual es la más conveniente para tu bebé.

Existen en el mercado básicamente 3 tipos de fórmulas:

Las fórmulas para prematuros: diseñadas especialmente para éstos bebés.

Leches maternizadas “de inicio”, entre el primer y el sexto mes de vida.

Leches maternizadas denominadas “de seguimiento” ó continuación que se brindan entre los 6 y los 12 meses de vida.

La Academia Americana de Pediatría recomienda a las mamás que cuando necesiten suspender la alimentación al seno materno deben utilizar fórmulas infantiles fortificadas con hierro en lugar de emplear leche de vaca hasta que el niño tenga aproximadamente un año de edad.

La leche de vaca no es indicada para el bebé ya que aporta excesivo contenido en sodio, proteínas y fósforo, lo cual puede resultar perjudicial para el riñón de un lactante que no maduró lo suficiente para poder eliminar el exceso de éstos nutrientes. También puede provocar anemia por deficiencia de hierro, ya que provoca lesiones en el tubo digestivo con posibles sangrados ( es decir micro hemorragias digestivas); esto es lo que se denomina pérdida de sangre oculta en materia fecal. Además, los bebés alimentados con leche de vaca tienen mayor riesgo de presentar alergias alimentarias a las proteínas de la leche, mayor predisposición a la deshidratación y mayor riesgo de padecer diarreas.

Conclusión: no se debe alimentar con leche de vaca entera a los niños menores de 1 año y sobretodo a los lactantes pequeños menores de 6 meses.

¿Con qué frecuencia debes alimentar a tu bebé?

En general, un niño se considera adecuadamente alimentado en las primeras semanas de vida si recibe por lo menos 6 tomas diarias y duerme bien entre las comidas. Sin embargo, también es importante contar los pañales mojados diariamente (al menos deben ser 6), el número y cantidad de evacuaciones y el aumento de peso a través del tiempo.

Algunos bebés llegan a alimentarse hasta 12 veces al día. Lo recomendable entonces es alimentar al niño menor de 6 meses a libre demanda ( es decir cuando quiera y cuanto quiera), si toma pecho; y si es alimentado con biberón generalmente 6 a 8 raciones al día se consideran suficientes. A medida que crece los intervalos son más largos.

Beneficios que aporta la leche materna
Evidentemente la lactancia materna exclusiva es considerada como el “alimento ideal” durante éste período, pues aporta la calidad y cantidad de nutrientes específicos para el lactante. El amamantamiento es sin dudas, la forma más adecuada y natural, tanto para la mamá como para el bebé, ya que fortalece el vínculo madre-hijo, entre otros múltiples beneficios.

Es por ello que, de ser posible, todos los niños deberían recibir pecho como único alimento y bebida desde la primera hora después del parto y por lo menos hasta los 4 a 6 meses de vida. La protección inmune y no inmune proporcionada por la leche humana resulta en una menor incidencia de infecciones gastrointestinales y respiratorias en los niños alimentados con leche materna. Es importante destacar que un bebé amamantado no necesita líquido extra.

Durante los primeros meses de vida de tu bebé, la leche cubrirá todos los nutrientes que necesita para su crecimiento. En caso de requerir suplementos de hierro, vitamina D o algún otro nutriente necesario, será el pediatra quien evaluará cada situación en particular. No le administres nada por tu cuenta sin consultar.

“Mantener la práctica de la lactancia natural como medio para mejorar la salud y la nutrición de lactantes y niños de corta edad es preocupación prioritaria de la organización mundial de la salud (o.m.s) y del fondo de las naciones unidas para la infancia (unicef)”.

Luego de ésta etapa de alimentación láctea exclusiva, el lactante necesitará recibir otros alimentos además de la leche materna.

Corresponde al equipo de salud – determinada por el pediatra – indicar cuál es el momento adecuado para llevar a cabo la incorporación de alimentos sólidos.

Este proceso es clave en el desarrollo de cada niño, puesto que corresponde al primer paso en el camino para alcanzar la alimentación completa y variada que deberá recibir durante toda su vida.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Información sobre protección de datos

  • Responsable: CLICK CONTENTS SL
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

';

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable CLICK CONTENTS SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios 10DENCEHISPAHARD SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.